Entrevista a Luis Fernández y Sergio Navarro, socios de Sweet Hoteles, en el coqueto Hotel Myr Plaza del Mercado de Valencia. Por Marta Vilar.

Valencia, hora punta. Cientos de turistas entran y salen del Mercado Central con sus móviles haciendo fotos y se mezclan con las amas de casa que se dirigen a hacer la compra del día. Al lado, la majestuosa Lonja de la Seda preside este ir y venir de gente. Algunos descansan en su escalinata mientras toman un helado. Junto a toda esta vorágine maravillosa, encontramos un ambiente cálido y cercano en el Hotel Myr Plaza del Mercado.

Una entrada que se funde con la calle te recibe y rápidamente te sientes a gusto. Habitaciones amplias, excelentes calidades, servicio agradable y pendiente de los detalles..El gimnasio con todos los aparatos y material necesario, el spa con dos piscinas y baño turco que se esconde y aparece cuando menos te lo esperas como un oasis, junto con el lujo de tener parking privado con ascensor directo a las habitaciones, te seduce..El sol brilla y calienta a los que eligen la terraza del hotel…El chef valenciano Nacho Romero, galardonado en enero de 2015 con Dos Soles de la Guía Repsol, nos espera entre fogones. Para el turista que llegue a Valencia, no hay mejor ubicación ni mejor hotel.

He quedado en el lounge del hotel con Luis Fernández, uno de los socios de Sweet Hoteles, la empresa que gestiona los hoteles del Grupo MyR Hotels, la firma del Grupo Comatel que irrumpió en el sector con cinco hoteles en la ciudad y una inversión de más de 56 millones de euros “respaldada con fondos propios”

Luis llega con prisa. Rápidamente, toma aire y mientras me saluda, soy consciente de que está dando un repaso visual a todo lo que nos rodea.Todo en orden.

Nacido en Jaén y criado en Valencia, tras estudiar Turismo y gestionar varios hoteles, se decidió en el año 2014 y fundó Sweet Hoteles. Pronto se asoció con Sergio Navarro -con orígenes murcianos y experto en finanzas- y comenzaron esta fructífera andadura. Amigos del colegio, se entienden a la perfección y en este momento gestionan doce hoteles. Han creado una franquicia hotelera “win to win” es decir, más gana el cliente, más gano yo que les está funcionando muy bien. “El secreto está en el trabajo duro, sacrificio y estar continuamente detrás del negocio.” Ellos se encargan desde la pre apertura, selección de personal, comunicación, etc. de manera externa. Sus hoteles están todos en Valencia, y uno en Alicante.

 

“Vamos creciendo y metiendo piezas clave en la empresa. Estoy muy bien rodeado. Elijo gente que apueste y que lo que haga, lo haga con el alma” comenta Luis. Desde hace un año tienen un hotel en propiedad en Puebla de Farnals, Meraki Beach Hotel y Sweet Hotel Masía de Lacy, en Museros. Hablando de Fidel Molina Flores, el presidente y accionista mayoritario de la cadena MyR Hotels, comenta “está invirtiendo mucho dinero y confía en nosotros. Yo le digo que si no está contento, mañana nos vamos.”

Debe estar encantado porque hay un gran equipo trabajando para que todo salga perfecto, “un equipo de confianza” apunta Luis.

“Estamos contentos porque tenemos una tasa de ocupación en todos los hoteles del 95%. Nos basamos en una venta agresiva como las compañías aéreas, pasamos el día pendiente de las tarifas puesto que estamos en un mundo flexible y no queda otra que adaptarse. Una habitación vacía es dinero tirado. Si tengo que vender hoy a 49€, mañana lo haré a 150€…”

Y con esta agradable conversación, rodeados de turistas felices y frente al Mercado Central de Valencia, nos hemos despedido hasta confundirnos entre el trasiego primaveral y alegre que reina en Valencia.