Jennifer Aniston, harta de ser reducida a una triste mujer que no tiene hijos