Las canas de Letizia: ¿se podrían haber evitado?