Menos esperas y más precisión: la donación de Amancio Ortega a la Comunitat Valenciana