Por qué parece que los horteras ponen las cosas de moda: así funciona el engranaje de las tendencias