La crisis desploma la frecuencia del consumo doméstico de pescados frescos hasta 1,7 veces por semana

La brecha entre el pescado fresco que queremos consumir y el que consumimos realmente se abre cada vez más

El sello de origen Crianza de Nuestros Mares ha confiado en la consultora GfK, una entidad presente en más de 60 países con casi nueve décadas de experiencia en investigación sociológica, para la realización de un sondeo para conocer la evolución del consumo de pescados frescos en los hogares españoles.

Durante la semana del 4 al 11 de enero de 2021, la compañía de investigación de mercados GfK, ha llevado a cabo 1.005 entrevistas a una muestra representativa de la población española, tanto por su distribución geográfica como por su configuración socio económica.

_2

Preocupante descenso de un producto esencial

Las autoridades sanitarias, a través de la AESAN, recomiendan que la presencia de pescados y mariscos en cualquiera de sus formatos (frescos, congelados o conservas, marinos o fluviales) alcance una cantidad entre tres y cuatro raciones por semana. En lo que respecta al consumo de pescados frescos, los resultados estadísticos que se devengan de la extrapolación estadística del universo configurado por el sondeo de GfK, arrojan un notable descenso con respecto a las cantidades recomendadas por las autoridades encargadas de velar por la salud pública.

A nivel nacional, la media de consumo de pescados frescos en los hogares españoles registra un nuevo hito en su tendencia descendente. El año pasado, el mismo muestreo realizado sobre los hábitos de consumo arrojó una cifra de 2 veces a la semana, cantidad que en 2021 se reduce a 1,7 raciones. Los ciudadanos de nuestro país conocen las ventajas nutricionales de la incorporación de pescados a su alimentación. Siete de cada diez españoles, el 73,5 por ciento, afirma que le gustaría superar la barrera de las dos raciones de pescados frescos a nivel doméstico semanales, en un 65,4 por ciento de los casos, por razones económicas. En las franjas más desfavorecidas, este porcentaje se eleva hasta el 76,8 por ciento.

_1

El perfil del consumidor más intenso de pescado fresco en casa, que llega a las dos raciones semanales, sería un hogar residente de las zonas Norte, el nivel socio económico alto/medio‐alto y medio y con hijos. Por el contrario, los segmentos de población más alejados los forman los domicilios de personas con un nivel socioeconómico bajo/medio‐bajo, sin hijos, de la zona noreste y entre 50 a 65 años.

Crianza de Nuestros Mares, sello de origen creado para el consumidor, realiza un importante esfuerzo para conocer las tendencias actuales de los consumidores y adaptarse a ellas. Alcanzar la frecuencia de consumo de pescados y maricos que marcan las autoridades supone un beneficio global en cuanto a mejora de la salud pública.