Tecnoenvejecimiento, el enemigo en la pantalla