Descubre los destinos perfectos para disfrutar del spa y qué beneficios tiene para nuestra salud

Desconectar, relajarse y disfrutar. Estos son los pasos necesarios para poder vivir unos días de relax de vacaciones. ¿A quién no le apetece? Estamos seguros de que la opinión a un sí rotundo es unánime. Hablar de vacaciones es sinónimo de evadirse del día a día y qué mejor que hacerlo en una escapada de fin de semana en spa. Así, recobraremos toda la energía necesaria para afrontar la etapa final antes de que lleguen las vacaciones de verano. ¿Qué destinos podemos escoger y qué beneficios tiene el spa? En este artículo hablaremos sobre ello.

Andorra es el destino por excelencia para disfrutar del spa

A la hora de viajar con Buscounchollo, visitamos monumentos, descubrimos la gastronomía del lugar y además, caminamos largas horas. Todo ello es necesario si queremos impregnarnos de la ciudad que estamos visitando. Sin embargo, es posible que al final del día sintamos el cansancio y el dolor de pies. En este momento, llega la hora de descansar y relajarse y qué mejor que hacerlo accediendo al spa.

Afortunadamente, los hoteles están implementando cada vez más este servicio y no hay que acudir obligatoriamente a lugares como Caldea, en Andorra, para vivirlo. En Torremolinos encontramos grandes posibilidades de disfrutar tanto de la oferta de sol y playa, como de disfrutar del spa. La playa cansa y al final del día, lo mejor es terminarlo con agua dulce para calmarnos.

Andorra es uno de los destinos más destacados a la hora de hablar de spa. Sus espectaculares hoteles ofrecen este servicio junto a otros y merece la pena desplazarse hasta este bello lugar para disfrutarlo in situ. Sus tiendas, el contacto con la naturaleza y la paz que transmite Andorra, harán que tengamos ganas de volver a descubrirla.

También podemos desplazarnos hasta La Rioja para vivir una experiencia única en un spa. La oferta gastronómica y cultural que ofrece este sitio es, sin duda, su gran atractivo. Asimismo, no hay mejor alternativa de ocio que la de vivir un fin de semana de spa tras haber recorrido su casco histórico.

La zona de Galicia destaca por sus paisajes, de naturaleza viva y de tonalidades verdes, su gastronomía y su historia. Sin duda, es uno de los lugares estrella para disfrutar del verano por el hecho de que los meses estivales en esta comunidad autónoma son más suaves. Lugo y su archiconocida Playa de las Catedrales son uno de los destinos más visitados de la zona gallega. Por otro lado, en A Coruña podemos recorrer su Plaza de María Pita, degustar una mariscada de calidad y visitar su zona costera. Sin duda, mágico para recobrar las pilas.

El sur de España también cuenta con una oferta turística que merece la pena descubrir y conocer. Mojácar continúa estando de moda por su excelente clima, su oferta de ocio y la proximidad a fabulosas playas.

¿Qué beneficios tiene el spa para nuestra salud?

Las personas hemos sucumbido a los spa desde tiempos inmemoriales. Sus efectos positivos para el cuerpo y la mente, lo convierten en un plan magnífico para obtener la energía necesaria. La relajación que ofrece es su beneficio más destacado. Gracias al circuito termal, podremos conseguir la ansiada tranquilidad que buscamos en los viajes.

Además de ello, el spa es un plan romántico que siempre funciona. A través de él, podemos vivir en pareja una experiencia maravillosa y estrechar vínculos. Recordamos que es un lugar para disfrutar con total comodidad y conectar exclusivamente con la persona que tenemos al lado. El baño en un jacuzzi o los masajes son las opciones ideales para una escapada romántica de descanso.

Con el estrés laboral, es lógico que tengamos los músculos tensos. Necesitamos una terapia que funcione y que nos permita descansar. El spa nos aportará ese beneficio y además el de la relajación mental. Por otro lado, las contracturas disminuirán, se acelerará nuestro metabolismo y a nivel beauty, tendremos la piel más hidratada y con un aspecto más saludable. Por si fuese poco, también ayuda a la digestión, por si hemos comido de más al descubrir la gastronomía de los lugares.

Por otra parte, los hoteles con spa disponen de diferentes tratamientos estéticos que ayudan a mejorar el aspecto físico. ¿A quién no le gusta que le hagan la manicura o la pedicura para lucir sus sandalias preferidas? Todo ello sin olvidarnos de los peelings para tener una piel más luminosa o tratamientos especiales para renovar nuestro cuerpo.

A nivel mental, observaremos una notable reducción del estrés, la ansiedad y síntomas de la depresión. Aumentaremos la autoestima al vernos mejor físicamente y esto también se traducirá en un mejor humor y una forma positiva de encarar el viaje.

Ahora que conocemos cuáles son los destinos donde poder disfrutar del spa y qué beneficios tiene para nuestra salud, es el momento de reservar nuestro destino favorito. Así, podremos desconectar fácilmente y recargar nuestras energías.