Que bueno sería, si cada vez más jóvenes (y uno que otro veterano) perdieran el miedo a envejecer y, además, acataran aquellas historias de guerra y romance, así como la invaluable experiencia.



Fuente by LAMARQUESAMAGAZINE