La tenista Anabel Medina nos concede una entrevista tras su éxito como directora del BBVA Open Ciudad de Valencia. Por Marta Vilar.

El Club de Tenis Valencia acogió el mes pasado un torneo exclusivamente femenino que tuvo una gran acogida en la ciudad, gracias a las figuras que jugaban y a las actividades paralelas que se celebraron.

La tenista valenciana, nacida en Torrente, Anabel Medina ha sido por segundo año consecutivo la directora del evento.

Anabel, ¿Qué balance haces de esta edición?

Ha salido todo fenomenal, estamos muy satisfechos con el resultado. Un exitazo. La final soñada para el aficionado. Se generó un ambiente increíble para disfrutar de una buena final de tenis femenino. Las jugadoras que más han destacado son las españolas Bolsova y Badosa. Chicas jóvenes, con mucha proyección y un futuro muy prometedor.

¿Te gusta que el Open sea exclusivamente femenino? ¿Conseguiremos ponerlo a la altura del masculino en cuanto a interés mediático?

Me parece una iniciativa increíble, es la manera de dar visibilidad al sector del arbitraje femenino y generar modelos a seguir dentro de este sector en pleno crecimiento. Se está trabajando en ello y poco a poco se va notando la evolución.

Tu mejor recuerdo de los tiempos de tenista de élite.

La medalla de plata de los juegos de Pekín 2008 y los dos Roland Garros con Virginia Ruano.

Tu mayor virtud supongo que será la voluntad: para entrenar, para pelear cada bola, para seguir adelante…Te habrá servido esa férrea fuerza en todos los aspectos de tu vida. ¿Te inculcaron tus padres esto o ha sido pura afición por este deporte?

Las dos cosas, la constancia, la fuerza de voluntad, el sacrificio lo heredé de mi padre y la pasión por el deporte lo heredé de mi madre, ayudándome con los viajes y demostrando que si a uno le gusta algo, hay que hacerlo con pasión.

¿Qué has aprendido jugando por todo el planeta?

Sobre todo he descubierto muchas culturas diferentes, aprender a lidiar con pensamientos distintos y a manejar la presión estando prácticamente sola.

El juego actual no es como el elegante tenis que se jugaba hace unos años ¿Te gusta esta deriva que ha tomado con tanto entrenamiento al margen de la pista? ¿Influye la altura actual de las jugadoras a la hora de enfrentarte a ellas?

Se ha evolucionado a un tenis mas agresivo, mas físico y potente. Esto le da mucho espectáculo porque la gente se sorprende con la capacidad de las jugadoras para pegarle muy fuerte a la pelota. Pero es cierto que hay momentos que echo de menos la táctica o la estrategia.

¿Cómo ves el tenis femenino español? ¿Y en Valencia?

Con esta edición del torneo se ha demostrado que el futuro está asegurado, que tenemos relevo. Sobre el tenis valenciano, hay jóvenes promesas que están entrenando para llegar a lo más alto con el liderazgo de Sara Sorribes, que es un ejemplo excepcional de lo que se refiere a ser una tenista profesional con los valores y el sacrificio que hay que tener para triunfar.
¿Disfrutas más como jugadora o como directora de campeonatos?

Cada faceta ha sido especial. Jugadora he sido muchos años y he tenido momentos muy bonitos, pero es cierto que he descubierto en la dirección del torneo algo que me gusta mucho. Es muy satisfactorio el ver cómo nace un proyecto y se hace realidad.

¿Qué trayectoria le deseas a este Open de Ciudad de Valencia?

La mejor del mundo, siempre he dicho que mi objetivo seria hacer un 125.000 pero hay que ir con los pies en el suelo. Sería un sueño.

¿Qué aporta el marco del Club de Tenis de Valencia al torneo?

Cada jugadora que entra por la puerta lo primero que dice es “vaya club mas bonito”. El Club de Tenis Valencia es un marco espectacular para acoger torneos de esta categoría. A ello sumarle la capacidad humana y de gestión que posee para liderar un proyecto tan ambicioso como este.

¿Hay más afluencia de público respecto a otros años al haberlo adelantado en fechas? ¿Qué tal los partidos nocturnos?

El resultado ha sido increíble. Nos hemos dado cuenta que por la noche la gente ha disfrutado mucho y trabajaremos para darle al espectador más sesiones nocturnas. Se ha visto un volumen alto y eso nos anima a crecer en aforo.

Sin duda, Anabel ha encontrado en la dirección de torneos una fabulosa apuesta para continuar elevando a excepcional el tenis valenciano. ¡Enhorabuena!