Los sorprendentes cavas valencianos

Nunca me he dejado llevar por criterios chauvinistas a la hora de hablar de los productos que se elaboran en nuestra Comunidad.

Podríamos narrar una lista interminables de ellos, los cuales sin duda superan a muchos de los que encontramos.

La elaboración de vinos es histórica en la Comunidad Valenciana, nuestros primeros pobladores los íberos, los fenicios y los romanos favorecieron la implantación del cultivo de la vid, y su posterior maduración en vino.

Sí que es verdad que por cuestiones comerciales de nuestras primeras bodegas, la elaboración y la comercialización que primó fue la de granel.

Gracias a ella, los vinos valencianos los encontramos en buena parte de los países consumidores, convirtiéndose en unas auténticas potencias en la exportación, una sensación que en pleno siglo XXI sigue muy vigente, pero en esta vorágine productiva se olvidaron de una elaboración minuciosa, sacrificando la calidad por la cantidad.

Esta sensación, respetable en todo momento nos llevó a años de retraso con otras zonas vitivinícolas, las cuales ya llevaban años embotellando y creando una comercialización a nivel nacional e internacional mucho más prestigiosa.

Por fortuna, poco a poco las directrices empresariales y comerciales cambiaron apostando por una comercialización más cercana y por supuesto por el embotellamiento del vino.

Aún llegando tarde, las bodegas valencianas han podido conseguir grandes resultados y números muy ilusionantes, sin duda, nuestros vinos consiguen esa reconocimiento tan apreciable que se denomina “una gran relación calidad/precio”.

En otro de los apartados que hemos llegado con algún retraso ha sido la divulgación de nuestros vinos. Desde hace más de 30 años, muchas bodegas o Denominaciones de Origen reúnen a periodistas y los llevan a sus tierras, realizando catas y conociendo sus productos.

Por fortuna, esta practica ha ido cambiando, y muchas bodegas ya crean viajes de prensa, dando a conocer y a catar sus vinos.

Desde la aparición de la Asociación de Elaboradores de Cava de Requena, las actividades que ha ido creando y presentando han sido numerosas, y a la Mostra de Cavas que se ha celebrado en el Mercado de Colón ha sido todo un clásico, sobre todo pues se suele hacer un mes antes de Navidad.

Desde la llegada de Vicente Morcillo a la comunicación de la Asociación el número de actividades se ha multiplicado, al igual que las relaciones entre las bodegas y la prensa.

Su última iniciativa fue reunir a un nutrido grupo de periodistas y especialistas en el mundo del vinos, y realizar un “Fam Trip” por las bodegas que pertenecen a la Asociación.

Y así fue, el 1 de septiembre estábamos convocados en Requena a las 10 de la mañana para iniciar las actividades.

La primera fue en el Instituto Técnico de Requena de una cata de los vinos de Coviñas. Esta cooperativa nació en 1965 como una elaborada de alcohol con fines vinícolas, y estaba constituida por once bodegas. Su primer vino creado fue Vino de la Reina que cambiaron años después por Enterizo.

En 1970 comenzaron a embotellar.

Los primeros cavas fueron elaborados en el 2007 utilizando la variedad Macabeo como vino base. Sus elaboraciones suelen ser Brut, por lo que añaden una pequeña adicción de azúcar en el licor de expedición. Y en la elaboración de rosado utiliza la variedad Garnacha pues ayuda a conseguir un rosado provenzal de manera mucho más fácil.

En su cava Auténtico de Coviñas utilizan las variedades Macabeo y Chardonnay y permanecen 12 meses en rima.

Todos sus cavas tienen un perfil muy gastronómico y la calidad su ajusta a un magnífico equilibrio con el precio.

Pasada esta primera toma de contacto, con cava incluida, nos desplazamos a Torre Oria, la primera bodega que inició su andadura elaborando cava en la década de los 80.

Los cavas de esta bodega comprenden varias elaboraciones, destacando aquellas que se finalizan como Brut Nature (aquellos cavas que se rellenan con el propio cava después del degüelle).

Su comercialización está destinada sobre todo a las grande superficies y al mercado de la exportación; en Bélgica son líderes en ventas.

Después de la comida en la propia bodega, nos desplazamos al hotel. A mi me habían destinado a las habitaciones que poseen en Pago de Tharsys dedicadas a su actividad de Enoturismo.

Después de un buen rato de descanso, el autobús nos recogió, y puso rumbo a Hispano Suizas.

En las puertas de la bodega nos estaban esperando Rafa Navarro y Pablo Ossorio. Apenas cruzamos el umbral, unas copas de sus cavas nos estaban esperando como bienvenida.

Las bodegas Hispano Suizas nacieron en el año 2006 viendo en el 2007 sus primeros vinos.

A modo de anécdota comentaré que en Ferevin del año 2007 en Requena, después de comer junto a Pablo, Rodolfo Valiente y Félix Martínez, el propio Pablo nos llevó a una bodega en la que nos desveló que este era su nuevo proyecto, en el que participaban Rafa Navarro y Marc Gren. En un momento de la visita degolló una de las primeras botellas de Tantum, instantánea que inmortalicé en una foto.

Hace un par de años, durante el típico Botillo, llevé esa foto de recuerdo, la cual se encuentra en el espacio que la bodega reserva a recoger los numerosos premios que le han sido entregados.

Después de probar los cavas de bienvenida nos encaminamos a la bodega donde los mostos de las primeras prensadas ya descansaban en las barricas esperando la primera fermentación, con sus placas de estabilización.

Más tarde, subimos al salón dónde realizamos una cata de las variedades de uvas que se utilizan en la elaboración de sus cavas.

Hay que reconocer que gracias a la aparición de esta bodega, el mundo del cava valenciano dio un gran salto en la elaboración y en la utilización de la variedad Pinot Noir, una de las uvas que se utiliza en la elaboración de los Champagnes junto a la Chardonnay.

Como colofón de la visita pudimos disfrutar de su gran cava Tantum Ergo Exclusive, un cava Vintage que se elaboró en año 2007 y que se depositó en un Magnum.

La mañana siguiente se presentaba muy agitada dado las innumerables actividades que la Asociación nos había preparada.

La primera parada era otra vez el Instituto Técnico de Requena, en esta ocasión era los cavas de U.V.E. los catamos acompañados de Begoña Peris (responsable de enología) y de Nacho Ballesteros (delegado comercial). La bodega nació en el 2006, no tienen uva propia y se suelen alimentar de distintas cooperativas y alcanzan la producción de unos 5 millones de botellas.

Al igual que otras bodegas, el rosado de Vega Medien lo elaboran con la variedad Garnacha encontrando el tradicional color provenzal, en el licor de expedición, suelen incluir unos 8 ó 9 gramos de azúcar, y destacamos los aromas primarios.

En Brut Nature de Vega Medien la composición en la elaboración la encontramos entre la Macabeo (75%) y la Chardonnay (25%), como final de la experiencia nos presentaron Mareva 2019, un cava elaborado con las variedades Chardonnay (50%) y Pinot Noir (50%) y 18 meses en rima.

Una vez finalizada la cata nos encaminamos hacia las bodegas Dominio de la Vega, una de las bodegas que marcaron el devenir del cava en Requena, pues sus propietarios actuales, lo fueron en su momento de Torre Oria.

Al frente de Dominio encontramos a Dani Expósito, un enólogo de la generación de principios de siglo, que desde el primer momento se especializó en las burbujas, y a las pruebas me remito pues esta bodega es la que más cava de diferentes elaboraciones realiza.

Los terrenos en los que se encuentra la uva que se utiliza en la elaboración, ayuda a la riqueza aromática, pues provienen de zonas calcáreas: La Vega, Portillejo y Pinarejo. Y de ellos nos dimos cuenta cuando fuimos probando los mostos de Chardonnay y Pinot Noir que nos presentaron.

Seguimos la visita con la bajada a las entrañas de la bodega (el interminable recorrido de las cavas en las que se apilan las botellas en rima) donde fuimos probando distintos cavas: Expresión brut 2018, Macabeo 100%, posteriormente catamos el Reserva especial 2016, el Cuvée Prestigie 2017, el Reserva Especial Rosé y el Authentique. Todos estos cavas fueron acompañados por el cóctel que nos presentó Carlos Cervera. Primero unas tapas allí, para finalizar con una magnífica comida elaborada por él y su hermano Pablo.

Ambos son propietarios del restaurante Yantar.

Vuelta al hotel y un rato de lectura para espera a que lleguen las 8 de la noche y salir de la habitación, cruzar el jardín y seguir con la visita, como estoy en Pago de Tharsys el placer es doble.

Nos reciben Ana Carlota Suria y Rebeca García (hija de Vicente García), nos trasladamos al viñedo donde nos han preparado un agradable entretenimiento: descubrir las variedades de uvas que nos han puesto en racimos.

Poco a poco fuimos descubriendo las uvas que íbamos probando, descubriendo sensaciones nuevas.

A continuación, visitamos las bodegas, acompañados por Ana y Rebeca, se nos unió Sonia García, enóloga de la bodega.

Catamos el pago de Tharsys Rosé Brut Nature, un cava elaborado con la variedad garnacha 100% en el que encontramos una rica potencia de frutas rojas, con la acidez natural y agradable toque balsámico. Ideal.

Continuamos con la cena en la que disfrutamos de una cocina autóctona y de proximidad, con un gran embutido. Durante la cena tuvimos la agradable visita de Vicente García (hacía tiempo que no coincidía con él) y pudimos disfrutar del último cava; Brut Nature Reserva  que se elabora con Chardonnay.

Para finalizar el viaje a Requena, la última visita fue a las bodegas Chozas Carrascal de la familia López Peidro.

Julián y su mujer Mª José, adquirieron la finca muy próxima a San Antonio en 1990. La finca poseía unos dieciocho hectáreas de viñedo, además de una rústica casa. Poco a poco fueron ampliando y reformando la casa.

En el 2003 comenzaron la vinificación de los primeros vinos y un año después aparecieron las Cuatro (blanco) y las Tres (rosado), realizando la presentación en la Terraza del hotel Astoria.

Poco a poco la bodega se fue ampliando, y en el 2008 presentan su primer cava: Chozas Carrascal, un gran brut nature, y un par de años después apareció Roxanne, un brut.

La presencia de sus hijos ha sido notable, incorporándose Mª José al equipo comercial, mientras que Julián se ha formado como enólogo, primero como ingeniero agrónomo y después realizando stage y formación en Burdeos.

La visita la comenzamos en un promontorio  sobre la bodega a unos 800 metros de altitud, allí catamos el cava Roxanne acompañado por unos ricos ibéricos.

A continuación entramos en la bodega donde vimos los primeros huevos de cemento, los cuales llegaron a la bodega en 2013. Después nos trasladamos a la antigua bodega, en donde nos esperaban unas ostras, demostrando que éste yodado marisco funciona a la perfección con las burbujas. En esta ocasión catamos el Chozas Carrascal Brut Nature Reserva del 2017, una armonía de Chardonnay y Macabeo.

Una vez finalizado esta experiencia, nos trasladamos al cubo donde la gente de Camí Vell, restaurante de Alcira regentado por los hermanos López, Antonio e Iván, los cuales habían elaborado un menú muy bien armonizado con los vinos de la comida.

Primero empezamos con un Bacalao Ajoarriero, Ensaladilla de sepia, Tartar de gamba blanca, Huevo a baja temperatura con pimento verde y sardina de bota, Suquet de Rape, y para finalizar una Torrija con pan de croissant, higos y frutos secos.

Junto a Toni, la comida la sirvió Vicent.

Probamos algunas de sus novedades: Anma Blanco 2019, Anma Tinto 2019 y Mudare 2018 un blanco que se elabora dejando en las cubas los hollejos de las uvas. También acompañamos la comida con los cavas de la bodega.

Hay que reconocer que la experiencia fue perfecta, pudimos conocer de primera mano las elaboraciones de los cavas, los cuales sorprendieron a todos los asistentes.